martes, 11 de junio de 2013

10 días


Me gustaría decirte tantas y tantas cosas que sería imposible acabar algún día.
Que te quedaras a mi lado, que me sedujeras con esa sonrisa de niña mala.
Y disfrutar de ti toda la noche, cuando las noches eran noches de incendio.

Me gustaría volver a mirarte a los ojos, como en aquel diciembre hostil.
Hacer nuestro este momento cuando el momento aún no había pasado.
Ilusión e incertidumbre de la mano de un silencio de miradas.

Me gustaría que tu destino estuviese escrito de mi puño y letra,
porque así podría decidir un futuro juntos, esa era mi idea.
Caminos que estuvieron tan y tan cerca el uno del otro.

Por todo esto, me gustaría dedicarte una última cosa.
Necesitaba decirte todas estas cosas, como tu lo hiciste.
Ojalá que cumplas todos tus sueños y seas feliz.

Gracias.


6 comentarios:

  1. Es bonito leer como aún quedan sentimientos hermosos de gratitud. Yo no he llegado a ese punto, ni creo q en mi caso lo haga

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es cuestión de agradecer, las cosas acaban y podemos quedarnos con lo malo o con lo bueno.

      Y aunque lo malo es lo primero (la gente necesita autoconvencerse de que la otra persona ha sido culpable sea cierto o no) son las cosas buenas las de los recuerdos y las de los escritos como éste.

      Eliminar
  2. Yo no creo mucho en los verbos en plural ni en los futuros juntos. Me parece más bonito que cada persona elija su futuro, y que ambos coincidan, ¿no crees?
    (Leerte suele ser un placer)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esta historia tu frase se hace realidad, creo que por eso tiene ese punto especial que a veces encontramos sin querer.

      Tú última frase es para enmarcar.

      Eliminar
  3. Lástima que estos bonitos textos muchas veces no lleguen a ningun lado, para cuando se escriben la otra persona ya está en otro planeta..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tengo la ligera sospecha que lo ha leído...

      Eliminar