domingo, 17 de febrero de 2013

La chica invisible


La chica invisible es etérea como el viento y eterna como un billete a ningún lugar.
La chica invisible juega a buscarme en los sueños de noches de insomnio, espera su momento en la nada.
La chica invisible va de la mano de una historia que aún no ha empezado, y que tampoco lo hará nunca.
La chica invisible rompe a llorar sin derramar una lágrima cuando no hay más luz que su propia oscuridad.
La chica invisible se disfraza de persona normal cuando no la veo, no quiere sufrir por sentir la felicidad.
La chica invisible es también espacial, ya que está tan cerca que es inalcanzable.


Y tan real... como la vida misma.
Su vida.

1 comentario:

  1. Me ha gustado mucho la entrada, aunque no comparta tu definición de espacial. Estar cerca y ser inalcanzable... es contradictorio, pero creo que es la mejor forma de estar lo más lejos posible.

    ResponderEliminar